martes, 8 de noviembre de 2011

Día de Muertos- San Andrés de Mixquic

Hola a todos!

Os escribo desde casa. Sí, tras 35 días en el país, tras infinitas llamadas al operador de telefonía y tras otros tantos mosqueos con el personal de mantenimiento del edificio/técnicos del operador/personal de recepción, tenemos conexión a Internet en casa! Eso lo notará el blog, ya que podré escribir sin tener que irme al otro edificio o robarle la WiFi al vecino.

Hoy voy a hablar del Día de Muertos en México. Sin duda una de las fiestas más celebradas por los locales junto con la Semana Santa y el Dia de la Independencia.

Teníamos pensado ir a Morelia, ciudad situada en Michoacán y famosa por ser la cuna de la celebración de este día. Pero no teníamos puente (ni nada que se asemejase) así que decidimos ir a San Andrés de Mixquic, un pueblecito a 23 Km. de DF, pero al que se tardaban 2 horas y media en coche pese a la corta distancia.
Fuimos once en una furgoneta y la verdad es que la experiencia, pese al caótico tráfico del "Desastre Federal".

La expedición a San Andrés de Mixquic


Animal no Identificado

Iglesia y panteón de S. Andres de Mixquic

El día de muertos se caracteriza en México por los altares que los familiares construyen a sus fallecidos, la cantidad de calaveras de dulce que venden por la calle, las numerosas "Catrinas" y sobre todo, por cómo celebran un día que, en España, sería de luto en el caso de celebrarse.

Altar en S. Andres de Mixquic

Una Catrina
Calavera de abalorios

Un servidor en el Museo del Día de Muertos en S. Andrés

Se tiene la teoría de que los difuntos recorren durante el día 2 de Noviembre los lugares en los que vivieron, entre ellos el cementerio donde fueron enterrados. De ahí que los familiares les hagan altares en conmemoración a su paso de nuevo por la vida.

Un perro en la tumba de su familiar
Los altares varían según la idiosincracia y elementos disponibles en una determinada región, así como de la cosmovisión de las diferentes culturas. Pero siempre tienen algunos elementos que son comunes a todo altar:
  • Imagen del difunto: se coloca una imagen, pintura o fotografía del difunto al que se honra en la parte más alta y destacada del altar. También se colocan los retratos de espalda y frente a ellos un espejo, para que así el difunto sólo pueda ver el reflejo de su deudo y el deudo vea el reflejo de su difunto, simbolizando la pertenecía de ambos.
  • Infusiones de hierbas: que simbolizan la purificación del alma del difunto.
  • Arco: se coloca arriba del último piso un arco hecho normalmente de flores que simbolizan ser la puerta de entrada al mundo de los muertos.
  • Papel con recortes en forma de calaveras de color amarillo y púrpura, representando la dualidad entre la vida y la muerte.
  • Velas, cirios, etc: para guiar al muerto de nuevo a su "mundo".
  • Agua, para calmar la sed del espíritu.
  • Tierra: relacionada con la frase "En polvo eres y en polvo te convertirás".
  • Calaveras:  son dulces que representan alusiones a la muerte. Son coloridas calaveras de azúcar, barro, chocolate o yeso con adornos y patrones en ellas, gustan por su rico sabor y olor. También son una burla hacia la muerte y se les escribe en la frente el nombre del comprador o de una persona viva. 
  • Comida y bebidas alcoholicas, del agrado del fallecido.
  • Objetos personales: en el altar se colocan diferentes objetos personales que hayan gustado al difunto o que de alguna forma se relacionen con su vida, como objetos que utilizó en su trabajo u oficio. Si el altar se dedica a una persona menor, se suelen colocar juguetes y dulces.

Como contaba anteriormente, es impresionante como la gente local vive esta fiesta. Ya me llamó la atención que, aquí en México en vez de guardar un minuto de silencio por un fallecido, se llevan un minuto de aplausos. Pues lo mismo me pasó con la fiesta: miles de personas en los cementerios rezando a sus familiares en una mezcla de rito, fiesta y tradición.

Damisela-Calavera

Niños con las famosas calabazas

Silueta de una catrina iluminada


El momento cumbre del día llega cuando anochece, momento en el que las luces de las velas comienzan a alumbrar el cementerio junto con el humo de los aromas.

Imagen del Cementerio de San Andrés al anochecer


La verdad es que impresiona.

Mañana más!

Ta mañana!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada